Ir al contenido principal

¿Sientes que entregas demasiado?


Cuantas veces no nos hemos preguntado: ¿Por qué me dejó si yo le entregué lo mejor de mi?, le di todo, ¿Por qué me pagó con tan poco de vuelta?. Tal vez suena lógico, el que entrega todo quiere recibir inconscientemente o no lo mismo de vuelta. Lo que no sabemos es que existe una ley del "DAR Y EL TOMAR " ... ¿Qué significa esto? Que debe haber un cierto equilibrio entre lo que yo entrego y lo que recibo para que nuestras relaciones, ya sean de amistades, o de parejas se mantengan a lo largo del tiempo y además sean relaciones sanas. 
No tener respuesta a estas interrogativas muchas veces nos hacer entrar en un cíclico dolor de duda, pena, sentimiento de rechazo y confusión.  
Por muy lógico que nos parezca recibir lo mismo que entregamos la ley del "Dar y El Tomar" nos dice que si nosotros entregamos mucho al otro, más de lo que él o ella nos puede devolver, éste no sabrá cómo responder, cómo devolver de la misma manera y se terminará alejando. Esto ocurre porque muchas veces a quién le entregamos no tiene las mismas herramientas emocionales que nosotros, hay traumas inconscientes o conscientes pero que simplemente no les interesa resolver. Sólo viven la vida día a día sin siquiera reconocerse a ellos mismos, sus falencia o reales necesidades, es por esto que cuando llega al lado de personas así alguien con una inteligencia emocional mucho más desarrollada ellos no saben cómo hablar este idioma y prefieren partir por no saber como responder. Es por esto que para la próxima ya no te tienes que preguntar ¿Por qué me dejó si yo le entregué lo mejor de mi? si no ¿estará bien entregarle a esta persona todo lo que estoy entregando?, ¿Tendrá la capacidad de verlo, valorarlo y además de devolverme toda la incondicionalidad que yo le estoy entregando? Entonces, si sientes que entregas más de lo que recibes pues no analices por qué no te devuelven lo mismo si no ¿Estará bien entregar tanto a esta persona?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

VIDA

Valora lo que tienes hoy...no sirve que lamentes mañana..

Usualmente con la rutina olvidamos valorar a la persona que esta a nuestro lado, agradecer lo que hace día a día por nosotros y tomamos esto como una obligación de ellos.  Una técnica útil para evitar esto es recordar cómo fueron tus inicios con esa persona, cómo l@ conociste, que te gustó de él o ella, hace esto a diario y verás como puedes día a día mantener vivo tu amor, de ello nacerá la motivación para hacer un detalle por el otro o simplemente AGRADECER ESTAR AHÍ. Hace algún tiempo y luego de varias relaciones fallidas en dónde sentía que había entregado todo y no entendía por qué aún así nada había resultado me empecé a preguntar cuál sería el secreto de las parejas que llevan 20 o más años juntos y cada vez que conversaba con una persona mayor en esas condiciones le preguntaba cuál era su secreto...para mi sorpresa la respuesta SIEMPRE fue la misma y a la vez muy SIMPLE, la respuesta era nunca dejar de poner atención en los detalles, saludar por las mañanas, hacer un pequeño r…

'¿CÓMO SANAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR?

Todos llevamos dentro el niño que fuimos.Cuidar el niño interior es de vital importancia para la mejora emocional y para mantener unasana autoestima.

Casi todos en la infancia hemos tenido heridas emocionales, que si no solucionamos en su momento, el niño interior estará dañado.Ahora podemos intentar comprender lo que le pasa para sanarlo.


Cuando sientas una emoción negativa, pregúntate por qué te sientes así y trata de comprenderte, de buscar la manera de mejorar esas negatividades.Ese niño interior necesita amor y aceptación.
EJERCICIO PARA SANAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR

Imagina tu etapa de la niñez. ¿Cómo eras con aproximadamente 8 años?. Trata de visualizar cómo eras físicamente y si te cuesta, puedes mirar alguna foto para refrescarte la memoria y captar todos los máximos detalles posibles.


Ahora haz un ejercicio de visualización e imaginación. Imagínate a ti mismo de pequeño, en tu habitación solo, ¿qué hacías cuando estabas en tu cuarto a solas? Imagina aquella etapa de la niñez, ve…