Ir al contenido principal

Carta a mi padre

Aveces somos tan cobardes y estupidos al dejarnos llevar por el orgullo, por peleas y resentimientos tontos, que tal vez nos hicieron daños pero que debemos soltar y perdonar para avanzar, pero claro, simplemente tomamos el camino más fácil, el camino del cobarde, de negar y evitar.
 No suelo escribir en primera persona pero creo que esta ocasión lo amerita porque quiero pedir perdón y espero que a más de alguno le sirva para que no repita el error que cometí yo. 
Papá: te debo mil perdones, nunca entendí y valoré que tu fuiste uno de los que me dio lo mas importante, la vida. Siempre viví recriminándote por tu forma de ser, porque no la compartía, ¿qué esperaba?, ¿que fueras como yo? ¿Que fueras el papá perfecto? O sólo demostraba mi rabia porque quería tu cariño o porque estaba dolida, dolida porque heriste a mi madre y yo sentí que la herías conmigo...lo encuentro absurdo de sólo pensarlo, pero así es la vida, aveces ingrata, te entrega la sabiduría para valorar lo que tienes cuando lo has perdido. Ahora entiendo a diferencia de lo que creí toda la vida que no era yo la que tenía que perdonarte sino la que tenía que pedir perdón. Perdóname por no haberte aceptado como eras; hiciste lo que pudiste con las herramientas que tenías, para ti tampoco fue facil, lo supe y lo quise ver por estar centrada en mi y mi dolor, fui una egoísta; Perdóname  por haberte excluído y negado en mi vida, por no haberte dicho lo mucho que valoré todo el cariño y cuidado que tuviste con mi hijo y por no decirte que gracias a ti no estaría donde estoy, no sabes cómo extraño los abrazos de ti que siempre negué...Perdóname por favor papá porque nadie nos enseña a ser padres...pero tampoco hijos... Hoy espero que estés donde estés, estas palabras lleguen hacia ti y puedas saber lo mucho que te amo y amaré siempre, pues, aunque no estés físicamente conmigo te siento en alma y energía mas de lo que te sentí en vida nunca, un beso y un abrazo eterno al cielo papá. Perdóname, lo siento, gracias y TE AMO! 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

VIDA

Valora lo que tienes hoy...no sirve que lamentes mañana..

Usualmente con la rutina olvidamos valorar a la persona que esta a nuestro lado, agradecer lo que hace día a día por nosotros y tomamos esto como una obligación de ellos.  Una técnica útil para evitar esto es recordar cómo fueron tus inicios con esa persona, cómo l@ conociste, que te gustó de él o ella, hace esto a diario y verás como puedes día a día mantener vivo tu amor, de ello nacerá la motivación para hacer un detalle por el otro o simplemente AGRADECER ESTAR AHÍ. Hace algún tiempo y luego de varias relaciones fallidas en dónde sentía que había entregado todo y no entendía por qué aún así nada había resultado me empecé a preguntar cuál sería el secreto de las parejas que llevan 20 o más años juntos y cada vez que conversaba con una persona mayor en esas condiciones le preguntaba cuál era su secreto...para mi sorpresa la respuesta SIEMPRE fue la misma y a la vez muy SIMPLE, la respuesta era nunca dejar de poner atención en los detalles, saludar por las mañanas, hacer un pequeño r…

'¿CÓMO SANAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR?

Todos llevamos dentro el niño que fuimos.Cuidar el niño interior es de vital importancia para la mejora emocional y para mantener unasana autoestima.

Casi todos en la infancia hemos tenido heridas emocionales, que si no solucionamos en su momento, el niño interior estará dañado.Ahora podemos intentar comprender lo que le pasa para sanarlo.


Cuando sientas una emoción negativa, pregúntate por qué te sientes así y trata de comprenderte, de buscar la manera de mejorar esas negatividades.Ese niño interior necesita amor y aceptación.
EJERCICIO PARA SANAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR

Imagina tu etapa de la niñez. ¿Cómo eras con aproximadamente 8 años?. Trata de visualizar cómo eras físicamente y si te cuesta, puedes mirar alguna foto para refrescarte la memoria y captar todos los máximos detalles posibles.


Ahora haz un ejercicio de visualización e imaginación. Imagínate a ti mismo de pequeño, en tu habitación solo, ¿qué hacías cuando estabas en tu cuarto a solas? Imagina aquella etapa de la niñez, ve…